BIENVENIDO AL MARAVILLOSO MUNDO DE LOS ANTIADHERENTES

Se podría escribir un libro entero sobre los distintos recubrimientos que puede llevar una sartén, pero sería realmente aburrido, así que intentaremos resumirlo un poquito. Hay muchos fabricantes, tipos de recubrimientos y calidades. Pero para no alargarnos demasiado, hablaremos de los más comunes.

 

El que más tiempo lleva con nosotros es el PTFE, que vendría a ser el recubrimiento antiadherente de toda la vida, el que comúnmente se llama teflón, aunque el teflón en realidad es una marca, como el celo. Se han escrito muchas cosas sobre el PTFE, algunas bastante malas últimamente, pero es importante remarcar que muchas de las cosas que se han dicho no son ciertas. Si quieres saber más, haz click aquí. Verdades y mentiras aparte, lo que ha hecho que el PTFE lleve tanto tiempo siendo el más utilizado es el hecho de ser el que tiene mejores propiedades antiadherentes. Y en un país dónde “que no se me pegue la tortilla de patatas” es básico en una sartén, los demás recubrimientos del mercado lo tienen difícil para quitarle el sitio.

 

La mala prensa del PTFE ha favorecido la proliferación de otros recubrimientos. Del que más se ha hablado es del cerámico, que aunque lleva ya bastante tiempo en el mercado, ha tenido su punto álgido durante los últimos años. Estuvo muy de moda durante un tiempo como supuesta alternativa ecológica e inocua al comúnmente llamado teflón, y sus fabricantes supieron aprovechar muy bien la mala prensa del PTFE. Su principal argumento de venta es que es muy resistente ¡hasta se puede frotar con un nanas! y resiste temperaturas muy elevadas. Además puede hacerse de muchos más colores que el PTFE. Pero no es oro todo lo que reluce. La antiadherencia de este recubrimiento se degrada mucho más rápido que la del PTFE, especialmente si cocinas a fuego muy alto, con lo que al cabo de un tiempo la tortilla de patatas se pegará seguro. Y si bien es cierto que en Europa el cerámico se usa mucho, ten en cuenta dos cosas importantes: la primera, que en Europa se añade una importante cantidad de mantequilla a todos los platos, hecho que ya crea una capa antiadherente, y la segunda, y más importante, que ellos no hacen tortilla de patatas.

 

Actualmente el recubrimiento de moda es el que comúnmente se llama “a la piedra”, que es este que tiene como salpicaduras de otro color. En realidad no es un recubrimiento distinto, sino un proceso distinto. De hecho un recubrimiento a la piedra puede ser de PTFE o cerámico. A priori su principal ventaja son las “salpicaduras”, que al crear un pequeño relieve sobre la capa base de recubrimiento mejoran la resistencia y durabilidad del recubrimiento y, a la vez, alargan sus propiedades antiadherentes. Visto así, de entrada puede parecer que el recubrimiento “a la piedra” debe ser el mejor porque tiene este relieve –y además más molón, porqué tiene salpicaduras-, pero el efecto relieve también puede crearse –y se crea- a nivel microscópico en las gamas más altas de PTFE y cerámico.

 

Y entonces ¿cuál elijo?

 

Pues depende. Si te gustan las sartenes de ciertos colores, como el blanco, te encanta frotar con un estropajo y no tienes intención de hacer tortillas en tu sartén, el cerámico es tu mejor opción. La verdad es que los recubrimientos cerámicos de gama alta dan buenos resultados y su antiadherencia es bastante buena si los cuidas bien.

 

De todos modos, por lo general, y si quieres ir sobre seguro, te recomendamos que escojas un PTFE, el de toda la vida, aplicado como siempre, de color negro o del color que más te guste, o incluso a la piedra, que es lo que se lleva ahora. Pero cuidado, ya hemos dicho que los hay de calidades muy distintas. El problema es que, a no ser que seamos expertos en la materia, a simple vista es imposible saber si el antiadherente es bueno o malo hasta que no lo usamos, así que si quieres que funcione tendrás que pagar un poquito más.

 

En la tienda tendremos que guiarnos por el precio, el material de la sartén y, por supuesto, la marca. Tened en cuenta que el antiadherente que lleva una sartén de aluminio estampado de gama baja es siempre muy inferior al de una sartén de gama alta de aluminio fundido. En este sentido, confiad en las marcas que os han dado siempre buenos resultados y no os arriesguéis.

Related Posts

24 Mar
EL MARAVILLOSO MUNDO DE LOS ANTIADHERENTES (3). SI QUIERES QUE DURE TENDRÁS QUE CUIDARLO.

Vamos a dar por supuesto que ya te has leído los capítulos 1 y 2 del Maravilloso Mundo de los Antiadherentes y que ya sabes bien cuál elegir y por qué. Si no lo has hecho no es necesario que lo hagas antes de leer este post, pero te ayudarían a entrar en materia, especialmente

19 May
LOS MANUALES DE INSTRUCCIONES SON ABURRIDOS. YO NUNCA LOS LEO. CÓMO CUIDAR EL MENAJE DE ALUMINIO.

Sí, tienes razón, son extremadamente aburridos. Incluso las personas que los escriben se aburren enormemente al hacerlo. Pero deberías leerlos para saber cómo cuidar el menaje de aluminio. Sí, es cierto, una sartén de aluminio fundido con recubrimiento antiadherente no es un aparato electrónico de alta tecnología con montones de opciones de configuración y todas

19 May
NO ES LO MISMO 3 QUE 30. TODO LO QUE DEBERÍAS SABER ANTES DE COMPRAR UNA SARTÉN.
Consejos // 0

Cuando pensamos en comprar una sartén, nos fijamos en varias cosas. La primera, por supuesto, el precio. ¿Cómo es posible que haya sartenes de 3 euros y sartenes de 30? ¿Por qué debería pagar 30 si por este precio podría tener 10 y estrenar sartén nueva cuando me apetezca? Dejando de lado el hecho que

Comments

Leave a comment